Seleccionar página

¿Sabías que los sueños nos permiten sobrevivir?

Literal, si no tuviéramos sueños nada nos motivaría a hacer absolutamente nada y acabaríamos dejándonos morir de hambre.

En serio, se han hecho experimentos con ratas en las que se les impedía sentir motivación mediante medicación y acababan dejándose morir de inanición con la comida a pocos centímetros de su cara. Muy fuerte.

Pero el hecho de que afortunadamente todos tengamos sueños no significa que todos cumplamos nuestros sueños. Hay muchísimas razones para esto, algunas que dependen de tí, y otras que no dependen de ti. Hoy me quiero centrar en una que sí depende de ti.

Y es el hecho de que confundimos evento con proceso.

Me explico. Nos encantan los eventos, por ejemplo:

  • And the Oscar goes to…. Pedrooooo
  • Campeones
  • ME HA TOCADO LA LOTERÍA SOY RICOOOOOO

Que tienen en común todos estos eventos. Que son momentáneos, son cortos y por lo tanto son fáciles, bonitos y preciosos. y por lo tanto son muy fáciles de vender.

Cuando vivimos un evento feliz de esta categoría, nuestro cerebro recibe un chute de dopamina enorme. La dopamina es un neurotransmisor que se encarga entre otras cosas de generar placer. Cuando haces algo que te gusta sientes placer porque tu cerebro crea dopamina para que sientas placer.

Te comes un chocolate- dopamina. Das un beso a la persona que te gusta- dopamina. Te compras algo que te gusta- dopamina.

Sin dopamina no tendríamos sueños ni objetivos. Por eso es fundamental para la supervivencia.

Pero, nunca como ahora es más fácil comer comida calórica a muy bajo coste, ligar sin moverte del sofá o cualquier otra manera de conseguir objetivos sin hacer prácticamente nada. Gracias a las nuevas tecnologías. Sino que además es una realidad potenciada por los medios de comunicación. 

¿Te recuerdo que Peter Parker solo tuvo que dejarse picar por una araña para ponerse mamadísimo y transformarse en Spiderman?

El problema está en que los objetivos que son realmente importantes para una persona no son fáciles, ni se solucionan a golpe de clic.

 

Todos estos eventos que soñamos tienen un proceso detrás.  

Vemos a un actor levantar el Oscar, pero lo que no vemos son la cantidad de horas de ensayo, los madrugones, los casting en los que te echan de malas maneras, las fiestas en las que hay que conocer a tal o cual director aunque te apetezca estar en tu casa bajo la manta y etc etc etc.

  • Vemos al jugador recibir la medalla olímpica, pero no vemos las horas de entrenamiento. 
  • Vemos al científico, pero no vemos las horas que ha pasado estudiando o simplemente buscando financiación.
  • Vemos al empresario con su cochazo, pero no vemos sus horas trabajando.

Y así con cualquier sueño que merezca la pena.

Así que, si tienes algún sueño importante, que espero y deseo que sí. Te invito a que planifiques los pasos que tienes que ir dando desde hoy para llegar hasta ahí. Que pongas el foco en el proceso, y no en el evento. 

Porque si yo me concentro en el proceso me concentro en grabar este video y puedo hacer algo, si me concentro en el evento y pienso en donde voy a poner el premio de Youtube a los 100k subscriptores voy a frustrarme, no voy a grabar este video y voy a estar más triste.

Soy Rafael Escalera, y este es un libro basado en mi libro “La flecha o cómo saber que hacer con tu vida” si te interesa te lo dejo en el comentario fijado debajo. Si te interesa el contenido te invito a que te suscribas al canal, y si no tienes claro hacia donde tirar, te voy a enseñar una herramienta brutal para orientarte.

Suscríbete a la lista de correo

Mantente al día de toda la información, los videos y cursos para que apruebes la asignatura sin problema

Ya formas parte de la lista de correo